Nuestro cuerpo es una prueba más del paso del tiempo. La pérdida de la vista, las arrugas o las canas son pruebas irrefutables del envejecimiento. No obstante, en los últimos años se ha demostrado que estos signos de la edad también representan otros problemas internos. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *